Janaina Tschäpe

La obra de Janaina Tschäpe tiene la facultad de hacer coexistir escalas variadas, amplificando y concentrando los puntos de referencias del espectador simultáneamente. Las obras sobre papel enlazan el microcosmos, las partículas ínfimas, con el macrocosmos, la inmensidad del paisaje romántico. Estos paisajes, especie de jardines densos, devienen verdaderos ecosistemas donde la vida se desarrolla y florece en una luz viva y reluciente, así como marchita y perecedera, para tal vez renacer en un nuevo soplo. En estos universos de superficies mate, se despliega una paleta particular que sugiere la fauna y la flora sudamericanas. Íntimamente ligada a su trabajo pictórico, la obra fotográfica y videográfica de Tschäpe nos transporta a universos flotantes donde se confrontan las vísceras, las algas y las estrellas. Contemplando estas extrañas formas que crecen y parecen cubrirnos con sus arbustos, el tiempo aparece extrañamente suspendido.

Exihibiciones