Marco Maggi

A partir de simples materiales de uso cotidiano, como hojas de papel, aluminio, manzanas e incluso sobres, el artista despliega una topografía de detalles privilegiando lo micro sobre lo macro, incitando al espectador a acercarse a sus meticulosos objetos. La obra de Maggi es una acto de resistencia. No busca la grandilocuencia ni el choque. A través de la observación de los cubos de plexiglás, a primera vista transparentes, o de las hojas de aspecto blancas, descubrimos laberintos de huecos y sólidos, sutiles relieves que se desprenden de superficies planas, una interdependencia entre el anverso y el reverso. Nos acercamos a estos objetos y percibimos una red infinita y delicada donde nace una relación íntima que despliega el sentimiento de lo sublime. Actuando como haikus visuales cuyo significado permanece enigmático, sus dibujos se funden con el espacio y crean una constelación de formas dispersas. Las hojas de color rojo, amarillo o azul, especies de señalizaciones discretas, marcan el ritmo de nuestro camino, operando como manchas de color, sombras o reflejos. Maggi se sirve del grabado, el dibujo, la escultura, la superposición y la luz, para intervenir de manera sutil y sumergirnos en el complejo rizoma que conecta universos independientes.

Exihibiciones