Ricardo Lanzarini

Ricardo Lanzarini construye y deconstruye las historias como líneas, como acumulaciones de escenas infinitas. Con minucia y precisión, los personajes se multiplican imponiendo al espectador una mirada fragmentaria. No hay descripción de espacio ni tiempo, las clasificaciones son el resultado de una reflexión à posteriori. El despliegue de dibujos en un espacio restringido (desde una hojilla de cigarrillo a un mural) no cesa de implicar físicamente al espectador que sobrevuela un mundo fantasmagórico, extrañamente parecido al nuestro. El trazo es a la vez abstracción y figuración, el collage plástico construye imágenes que crean collages narrativos, múltiples historias a crear y reinventar. Pero la narración no lleva a ninguna parte, simplemente remite al absurdo de nuestra sociedad contemporánea, a través de personajes grotescos, seres híbridos, deformes que parecen errar desnudos sin objetivos, ni esperanzas.

Exihibiciones